Los hechos ocurrieron el pasado lunes en el CAI de Las Flores.

Por: George De La Hoz

El día lunes 14 de diciembre salió a la luz un video en donde se logra observar a un patrullero de la Policía agredir verbalmente a una mujer en el CAI ubicado en el barrio Las Flores, hechos lamentables y que causaron nueva polémica por abuso de autoridad.

Verónica Acosta Loaiza, de 37 años, la mujer que recibió las palabras de alto calibre por parte del uniformado, habló para las cámaras de elambito.com y relató lo sucedido el día de ayer cuando capturaron a su esposo supuestamente porque no tenía tapabocas.

“Mi esposo trabaja manejando bicitaxi y estaban tres personas que estaban sin tapabocas, tapabocas, a él se lo llevan y a los otros los dejan ir, le ponen un comparendo y lo procesan para llevarlo a UPJ. Le revisan el celular y le dicen que era él quien estaba grabando la noche de la pelea y que lo van a llevar a migración, pero él está legal en el país”, aseguró Verónica.

Siguiendo con su relato, Verónica dijo que los policías le comentaban a su esposo que le revisaron el celular, buscando obviamente el video de aquella noche.

“Cuando voy para allá empezaron a grabarme, pero yo llamo a otro policía y me dice que estuviera tranquila que ya van a resolver el problema. Me esposo me dice que le revisaron el celular, pero él no grabó ningún video y le preguntaban que quien había grabado el vídeo”, añadió al relato.

Acosta Loaiza nos comentó por otra parte, que toda esta situación que está viviendo la tiene con mucho miedo, ya que siente que los policías implicados puedan tomar represalias contra ella y su familia.

“Tenía pena y miedo de ir al trabajo. Mi jefa me brindó todo su apoyo. Temo por mi vida, por la vida de mis hijos, por la de mi sobrino y mi esposo. He tenido todo el apoyo de los superiores de la Policía Nacional. Me apoyan, me dicen que llame y harán presencia. Se excusaron porque decían que no todos son así”, declaró con temor.

Verónica, oriunda de la ciudad de Barranquilla, llegó hace un año de Venezuela ya que la situación en el país vecino no era la mejor, pero hoy enfrenta un problema que espera que se pueda resolver lo más pronto para poder vivir con tranquilidad y poder continuar con su vida normal e ir a trabajar sin miedo alguno.

“Tengo tres hijos, tenemos un año de regresar de Venezuela. Yo soy Mesoterapeuta, pero en estos momentos estoy trabajando en una panadería como jefe de despacho”, señaló.

Ya para finalizar, también nos hizo saber que ante toda esta situación vivida se ha encontrado con policías que honran su trabajo al ser personas de bien y que solo buscan el salvaguardar la vida de los ciudadanos.

“Esto también me ha mostrado que he conocido policías que tienen respeto por uno y un trato diferente”, concluyó.

Así como Verónica Acosta, muchas personas han sufrido el atropello de diferentes agentes de policía, quienes por portar el uniforme cometen actos que han sido polémicos en más de una ocasión y que también lamentablemente han terminado en tragedia como la muerte de personas inocentes.