cortesía

El sujeto, quien es prófugo logró llevarse consigo dinero que le robó a la empresa.

Por: Wendy Barreto – www.elambito.com

El increíble hecho ocurrió en Turquía, donde un hombre que trabaja en un concesionario de carros compró saliva infectada con covid-19 para matar a su jefe, según informó el medio turco, Hurriyet.

La víctima de este caso, Ibrahim Unverdi, denunció por intento de homicidio a su exempleado Ramazan Cimen, quien tras el hecho escapó y robó 215 mil liras de la empresa, unos 108 millones de pesos.

Otro empleado del concesionario aseguró que el hoy prófugo habría comprado un frasco de saliva infectado con el virus, lo disolvió en un vaso de agua y se lo ofreció a su jefe que por fortuna no alcanzó a tomar.

 “Esta es la primera vez que escucho de una técnica de asesinato tan extraña. Gracias a Dios no me enfermé. Dios está siempre con los buenos”, expresó al medio turco, Ibrahim Unverdi.

Asimismo, indicó que si se hubiera contagiado del covid-19 habría infectado a sus padres, quienes presentan enfermedades crónicas, de igual forma, habría contagiado a su familia y a quienes lo rodean.

Hasta el momento el caso está siendo investigado por las autoridades.