¿Tiene relaciones sexuales satisfactorias con una mujer y con otras no?

Por: Tatiana Brugés Obregón – www.elambito.com

Libros, artículos, investigaciones y congresos se han centrado en la sexualidad femenina y el papel del hombre en la relación sexual se ha mitificado como si fueran un boy scout: ‘siempre listo’. La realidad es muy diferente, es por eso que invité a un experto para hablar sobre sexualidad masculina, el psicólogo y sexólogo José Manuel González, con más de 40 años de experiencia en Terapia Sexual y de Pareja.

“El orgasmo en hombres y mujeres es diferente. En el hombre tiende asociarse a la eyaculación, es por ello que siempre aconsejo a las parejas el sexo tántrico, en el caso del hombre aprende a obtener varios orgasmos sin eyacular. Logrando alargar el placer para ambos. Oriente nos ha enseñado a relacionarnos mejor, con una mayor entrega, satisfacción e intimidad con la pareja”, afirma el sexólogo.

Agrega que la principal enseñanza del sexo tántrico para que un hombre sea un excelente amante: “Es alcanzar el clímax con movimientos lentos y armoniosos, sin afán”.

La mayoría de los hombres consultan a nuestro invitado por diferentes problemas como:

Eyaculación precoz: Cuando eyacula antes de lo deseado durante el coito.

Disfunción eréctil: Incapacidad para conseguir y mantener una erección para tener una relación sexual satisfactoria.

Incapacidad eyaculatoria: Al principio puede resultar muy agradable para la pareja porque se alarga el coito. Sin embargo, ocurren dos situaciones: la pareja siente que el hombre está insatisfecho y si quiere quedar embarazada no puede debido a la misma situación

Dispareunia o Coito con dolor: Es el dolor físico en los genitales al tener relaciones sexuales, en algunos pacientes produce dolor de cabeza.

El deseo sexual o libido varía en cada ser humano, y puede aumentar, disminuir o mantenerse. Cuando los hombres experimentan la menopausia masculina, comenta nuestro invitado: “En ocasiones los hombres que tuvieron una vida juiciosa, después de los 50 años quieren vivir la vida de soltero como si tuvieran 20 o 30 años se ‘alborotan’ con jovencitas”.

Estos problemas sexuales en el hombre son a causa de varios factores:

Factores biológicos: Está relacionado con alteraciones en el sistema endocrino, sistema nervioso (neurotransmisores), de tipo hormonal (testosterona) y en el sistema genital, cuando hay un daño en el pene por ejemplo por obstrucción de arterias.

Factores mentales: Se pueden presentar bloqueos mentales, traumas psicológicos, problemas de identidad sexual, complejo de culpa por infidelidad o por resentimiento con la pareja que afectan su vida sexual.

Pareja: La manera como se relaciona con su pareja incide de manera positiva o negativa en su vida sexual y tiene que ver con la comunicación, confianza, complicidad, entre otros aspectos.

El experto explica que para entender si el problema es físico o mental es necesario responder este breve cuestionario:

  1. ¿Cuándo está solo y toca su pene hay buena erección y te puedes masturbar?
  2. ¿Tiene relaciones sexuales satisfactorias con una mujer y con otras no?
  3. ¿La erección es buena, pero se pierde en el momento de la penetración?

Si su respuesta fue positiva para los tres interrogantes, el problema es mental y no físico. La buena noticia que en un 90 por ciento de los casos, con un tratamiento y terapia adecuada se pueden solucionar estas disfunciones.

En este dialogo coincidimos que la edad incide en la sexualidad: “Con la edad disminuye el rendimiento pero esto no quiere decir que la vida sexual desaparece. Hay hombres de 90 años, con buena erección que tienen relaciones sexuales satisfactorias”, afirma González.

Una forma de prevenir los problemas sexuales es comer sano, con poca azúcar, sal, grasa, tomar agua y por supuesto una actividad física como caminar o correr 40 minutos tres veces a la semana, aconseja el sexólogo.

Aunque también comenta que a su consulta llegan mujeres quejándose del bajo deseo sexual de sus parejas y hombres quejándose del bajo deseo sexual de ellas; “en ambos casos, si no hay comunicación, conciliación o el deseo de mejorar su vida en pareja, lo más probable es que un tercero llegue a su matrimonio”, enfatiza.

La manera como se relaciona con su pareja incide de manera positiva o negativa en su vida sexual.

El deseo sexual o libido varía en cada ser humano, y puede aumentar, disminuir o mantenerse. Cuando los hombres experimentan la menopausia masculina, comenta nuestro invitado: “En ocasiones los hombres que tuvieron una vida juiciosa, después de los 50 años quieren vivir la vida de soltero como si tuvieran 20 o 30 años se ‘alborotan’ con jovencitas”.

Finalmente comenta: “Una vida sexual sana incluye también una mente sana. El hombre que explota, en cada rabia va matando neuronas que inciden en su sexualidad. La mente es poderosa. La fatiga es un enemigo de la sexualidad, no solo del cuerpo, sino de nuestra mente y esos estilos de vida agitado 24 / 7 terminan pasando la factura”.

¡Desconéctate un día a la semana de tu vida cotidiana¡ Practica un deporte, escucha música, lee un buen libro, camina descalzo en la playa, cualquier actividad que disfrutes que te permita tener tranquilidad y de seguro tendrás una vida sexual más duradera.