La artesanía, la labor y tradición ancestral en la que se ha basado la supervivencia de cuatro generaciones.

Por: Wendy Barreto – www.elambito.com

La máquina de coser, la herramienta que por décadas ha utilizado Aracelis Pérez, de 83 años, para elaborar el sombrero, una de las principales piezas de la artesanía que es elaborada también por muchas familias, en el corregimiento de Cascajal, en el municipio de Magangué, ubicado en el sur del departamento de Bolívar, en la costa norte colombiana.

En ese rinconcito del país viven aproximadamente 15 mil habitantes, la mayoría de ellos dedicados a repillar, tejer y coser la palma sará y palma de coco, una de las fibras para elaborar los sombreros e incluso otros diseños como; vestidos, zapatos, bolsos, sombreretas, abanicos, cosmetiqueras entre otros.

Después del canto de las gallinas, lo que se escucha en las diferentes viviendas del corregimiento, es el sonido del andar de la máquina, esa que no puede faltar en las casas de las cascajaleras tejedoras de sueño.

Una de las características que une a la señora Aracelis con la película de Disney “Coco”, es la de un negocio familiar, esa que en amabas familia transciende por varias generaciones. El negocio en el hogar de “Coco” es sobre la producción de zapatos, mientras que en la de Aracelis, es la elaboración principalmente del sombrero y de otras artesanías.

El negocio que hoy sigue vigente en la familia de esta mujer, de 83 años, y que ha enviado miles de sombrero a las diferentes regiones del país e incluso al exterior, han sido laborados palma a palma por cuatro generaciones, inició por su abuela, su madre, ella y hoy en día sus hijos.

Los sombreros, típicos en esta zona del departamento son usados como parte de la vestimenta diaria de los abuelos e incluso son utilizados por los pescadores, campesinos, obreros y vendedores.

Asimismo, es una de las prendas que se agita al son de la cumbia, esa que representa el baile típico de la región caribe y que es el ritmo más emblemático del país.  

¿Quién es Aracelis Pérez?

Aracelis, nacida en 1936, esuna mujer amorosa, respetuosa, amable, trabajadora, soñadora y servicial, una artesana sin límites de calificativos, que a la edad de 83 años, tiene ‘hambre’ de aprender cosas nuevas sobre la artesanía.

Aprendió sobre el negocio familiar desde la edad de 13 años, cuando su madre por primera vez le enseñó a como tejer las trenzas con palma sará y palma de coco, desde entonces ha continuado con el legado familiar que lleva varias generaciones.    

Esta mujer de estatura media y piel trigueña que siempre ha mostrado una sonrisa en su rostro, se ha enfrentado a las adversidades que, la vida por años le ha puesto. Ella le ha enseñado a sus hijos, nietos y bisnietos que hay que ganarse las cosas con esfuerzo, amor y respeto hacia los demás.

La humildad que la caracteriza la ha puesto como ejemplo a seguir de toda una familia que la ama, la respeta y valora lo que año tras año ha hecho por todos ellos. No solo es un ejemplo a seguir para su familia, sino para muchos en la comunidad de quienes se ha ganado su respeto.

Hoy elambito.com resalta esta hermosa labor que realiza Aracelis Pérez y que mantiene viva una parte de la cultura ancestral del corregimiento de Cascajal, en el municipio de Magangué, Bolívar.