¡Caimanes a la gran final!

0
44

El brazo de Consuegra y el bate de Solano llevan a la final a los Caimanes.

Por: Redacción

Un efectivo relevo de Randy Consuegro por tres entradas, más una noche sensacional al bate de Donovan Solano, llevaron a los Caimanes de Barranquilla a la final del béisbol profesional colombiano, al derrotar 8-4 a los Tigres de Cartagena la madrugada de este miércoles en el estadio Édgar Rentería.
 
Con el triunfo, Caimanes ganó su derecho a estar en el playoff y de una vez clasificó a los Vaqueros de Montería pues dejó a los Tigres de Cartagena sin ninguna opción de avanzar a la ronda de título.
 
La victoria se la acreditó Randy Consuegra en plan de relevo, mientras que la derrota de Trigres la cargó Yeizer Marrugo.
 
Caimanes produjo nada más empezar el juego, cuando Harold Ramírez fue fletado al plato gracias a un doble de Jonathan Gálvez a las profundidades del prado izquierdo, que el Grandes Ligas aprovechó para anotar desde la primera base.
 
Sin embargo, los cartageneros se aprovecharon de una fisura en la labor del abridor Freddie Cabrera y un error en la antesala de Audy Ciriaco para fabricar un rally de cuatro anotaciones en las piernas de Carlos Arroyo, Jesús Marriaga, Brallan Pérez y Manuel Joseph, luego de cinco imparables conectado en el capítulo.
 
La entrada la logró sacar el relevista Luis Moreno gracias a un out en home, virtud a un gran tiro desde los jardines de Tito Polo para matar en la registradora a Carlos Martínez, tras la salida del juego del puertorriqueño Cabrera.
 
Desde la cuarta entrada, José Mosquera Crisson determinó poner a relevar a Randy Consuegra. El derecho barranquillero maniató las garras de los Tigres para darle oportunidad a los ‘saurios’.
 
En la baja de la quinta entrada, los Caimanes lograron ligar con su combinación de Grandes Ligas, cuando Donovan Solano entró en circulación con doble a la izquierda y luego fue empujado con otro doblete de Harold Ramírez, pero esta vez a la derecha, descontando una.
 
La tercera anotación llegó en la misma entrada cuando Audy Ciriaco despachó un sencillo la izquierda para que Ramírez anotara y dejara el juego a una de distancia, 4-3.
 
El empate llegaría en la sexta entrada cuando, el capitán del equipo, el cartagenero Dilson Herrera llegó a abrir la entrada y ante el primer envío del relevista Reiver Sanmartín, sacó un tremendo bambinazo al jardín izquierdo para dejar la cuenta 4-4.
 
Los ‘reptiles’ se fueron de largo, ahí mismo. Francisco Acuña se embasó por tiquete gratis, avanzó a tercera con sencillo de Robinson Cabrera y luego anotó con elevado de sacrificio de Tito Polo a la derecha para tomar la ventaja de una.
 
Acto seguido, un inspirado Donovan Solano se encargaría de ampliar la ventaja al despachar un estacazo de cuatro esquinas, con Cabrera en circulación y ampliar la ventaja a 7-4 y darle toda la confianza a su equipo para el último tercio del juego.
 
El equipo currambero carburó una más en la séptima, luego de que Sandy León se puso en circulación con un doble por encima de la almohadilla de primera y luego fue llevado a la registradora gracias a sencillo de Dilson Herrera combinado a un error en el tiro de Brallan Pérez, para poner la distancia en 8-4.
 
Para poner punto final a la producción ofensiva de los felinos, Mosquera Crisson manejó su bullpen con el trabajo de John Romero por una entrada, Luis De Ávila para dos tercios de entrada y los finales cuatro outs en el brazo del norteamericano Jalen Miller.
 
Miller enfrentó a cuatro bateadores ponchando a dos para poner punto final al juego y certificar la clasificación barranquillera a la final.
 
Por Caimanes, Donovan Solano 5-3 con un jonrón, un doble, 2 empujadas y 2 anotadas; Jonathan Gálvez de 5-2 con 2 dobles y una empujada; Harold Ramírez de 5-2 con un doble, una empujada y dos anotadas y Dilson Herrera de 4-2 con un jonrón, una empujada y una anotada.
 
Por Tigres, Carlos Martínez de 3-2.
 
Caimanes volverá a la acción este sábado, a las 5:00 de la tarde, en el primer juego de la final, ante los Toros-Vaqueros de Montería, clasificados por el triunfo barranquillero.