Al menos 10 visitantes en el sitio turístico, han caído directo a las oscuras aguas del caño de la Auyama, por falta de barandas de seguridad.

Por: Marianella Pérez- www.elambito.com

Lo que hoy en día es un lugar emblemático, adecuado con una llamativa plaza de comidas, ha sido sitio causante de varios incidentes, a causa de no tener barandas que protejan los bordes cerca al caño.

Constantemente, comensales se acercan al lugar a disfrutar de una gran variedad gastronómica, donde a pesar de ofrecer un plan llamativo, causa un poco de pánico en los asistentes.

Relatan algunos testigos, que en contadas ocasiones, han tenido que auxiliar a más de uno, que termina fundido en las aguas negras de la intendencia fluvial en la ciudad

Comerciantes advierten la problemática, para así crear un espacio más seguro, que beneficie y ofrezca tranquilidad a quienes llegan al sitio.

Mientras reciben respuesta por parte de las autoridades, administradores deciden dar ciertas recomendaciones a los asistentes.