Las autoridades están tras la pista de los responsables de los atentados.

Por: George De La Hoz

Un viernes de terror se vivió en las subestaciones en el corregimiento de San Roque y el municipio de Curumaní, al sur del Cesar, luego que fueran atacadas con explosivos por parte de delincuentes que se movilizaban en motocicletas. Los ataques dejaron dos policías heridos.

Según versiones de las autoridades, el primer ataque se perpetró a las 6:44 de la tarde, dos hombres abordo de una motocicleta lanzaron un artefacto explosivo a la subestación del corregimiento de San Roque, lugar en el que resultó herido un comandante.

El segundo ataque se produjo a altas horas de la noche, específicamente a las 11:30 p.m. cuando un artefacto explosivo fue lanzando a la estación de policía de Curumaní, dejando herido a un auxiliar.

Las autoridades están en la búsqueda de los responsables y ofrecen la suma de 10 millones de peso, a quien revele información acerca de los autores materiales e intelectuales de los atentados.

Por su parte, el ejército nacional mantiene controlada la situación en el corregimiento para evitar que se presenten más ataques.