El hombre es prófugo de la justicia hace cinco meses, después de que se le dictó una sentencia por el homicidio culposo de 33 menores, quienes murieron incinerados.

Por: Valery Gómez –www.elambito.com

Jaime Gutiérrez Ospina, de 59 años de edad, recibió una condena de 12 años de prisión por el homicidio culposo de 33 menores y una mujer, que se trasportaban en vehículo que él conducía, en el año 2014.

Los niños iban a ser llevados a un evento de una iglesia evangélica en Fundación, Magdalena.

La conflagración, de acuerdo a las autoridades, se dio como consecuencia de la imprudencia del conductor. Además, el hombre no tenía licencia y tenía varias anotaciones de tránsito.

Después del hecho, fueron capturados Gutiérrez y Manuel Salvador Ibarra, pastor de la Iglesia Pentecostal Unidad de Colombia, vinculado al crimen por haber contratado al bus.

Luego de un año de estar en prisión, el Tribunal Superior de Santa Marta les dio la libertad, argumentando que el delito se había juzgado mal.

Los dos implicados, el conductor y el pastor, recibieron una condena de 12 años de prisión.

La captura se dio en el sector de Engativá de Bogotá, en medio de procesos de requisa, de rutina, por parte de cuadrantes del sector.