La anciana, que se movilizaba por el centro de Bogotá, pensó que moriría sin pagar por lo que hizo. Vea lo que respondió. 

Por: Redacción  – www.elambito.com

La señora tenía una orden de captura vigente por homicidio.

Antes de ser llevada a la URI de Paloquemao, la mujer reconoció que sí había cometido un crimen hace varios años, pero que había sido en defensa propia.

Después de tanto tiempo, dijo, no creyó que fuera a prisión.