La séptima economía de toda Asia podría hacer grandes aportes a la OMS, tanto en materia financiera como médica.

Por: Redacción

Hoy en día la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha sido el foco de las críticas ante el manejo que se le ha dado a la pandemia de Covid-19.

Pero no solo ha sido criticada por la anterior situación, sino además, por la no presencia de un país como Taiwan, el cual hoy es marginado sin razón alguna de la organización, cuando si presencia podría ser de gran ayuda a la salud en el mundo.

Muchos se preguntan el porqué una nación como Taiwan se le niega la entrada a la OMS cuando es la séptima economía de Asia y la vigésima segunda del mundo, además de tener el mejor sistema de cuidados de la salud del mundo.

Y para la muestra está el manejo que se le ha dado a la pandemia de Covid-19, en donde hasta el momento solo se han reportado 550 casos y siete fallecimientos. Por otra parte, son 200,000 los pacientes que van anualmente a Taiwán para recibir atención médica especializada.

Según la OMS ellos trabajan «estrechamente con los que toman decisiones: los Ministros de Salud, las agencias gubernamentales y con otros departamentos de los gobiernos al nivel nacional. También lo hacemos con influencistas como organizaciones no gubernamentales e intergubernamentales, con la sociedad civil, la prensa y las asociaciones profesionales”.

Lo más raro es que la organización no labora en ningún momento con alguno de estos entes de Taiwan, siendo una contradicción enorme para una OMS que debería velar por la salud de las personas en el mundo y dejar atrás todo lío político.

Otra de las razones que sale a flote es la de la posible influencia de la China comunista en la organización, la cual sería la principal razón para desestimar a Taiwan en los diferentes aportes que podría hacer a la salud.

De momento, no existe ninguna justificación institucional para que la OMS no permita que Taiwán forme parte de la organización.