El paciente, un hombre de 40 años, estaba hospitalizado desde el 13 de junio y dos días después fue cambiado de habitación porque su compañero fue diagnosticado con COVID-19. Ocurrió en India.

Por: Redacción  – www.elambito.com

Familiares llegaron de visita y, debido al calor que hacía, compraron un aire acondicionado.

Sin preguntar a ningún profesional de salud, desconectaron el respirador del paciente para enchufar su aparato.

Después de media hora, el ventilador se quedó sin batería y el hombre sufrió un paro.

Pese a los esfuerzos, los médicos no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

La familia, después de agredir al personal de salud, desapareció del hospital Maharao Bhimsingh, en India.

Se inició una investigación para establecer quiénes fueron los responsables de la muerte.