MONO TITÍ, TESORO DEL CARIBE COLOMBIANO, NO MASCOTA

0

No fue un capricho escoger al mono Tití cabeciblanco como el anfitrión de los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe.

Por:Mónica Vengoechea – www.elambito.com

Lograr que los organizadores hayan nombrado a “Baqui”, un mono Tití, como el símbolo de estas justas significó más que una victoria anticipada para la fundación que desde hace más de 17 años trabaja con el apoyo de organizaciones extranjeras por la conservación de los últimos tres mil micos Titíes que se cree quedan en esta parte del planeta.

El mono "Baqui"
“Baqui” es el mono Tití símbolo de los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe

Tres mil parece una suma grande pero es que al menos tres décadas antes los monos Titíes eran millones.

Al parecer, el comienzo de esta reducción fue el envío de cerca de 40 mil de estos monos, en las décadas de los 60 y 70, a Estados Unidos y Europa para adelantar investigaciones sobre un tipo de cáncer de colón, muy común en estos primates como también en los seres humanos.

Tal vez estas y otras similitudes con los hombres fueron las que los condenó al peligro de desaparecer.

“Son animales que viven en familia como nosotros, acostumbrados a criar a sus hijos que cuando ya están grandes se van de la casa para tener su propias familias”, asegura Rosamira Guillén, directora ejecutiva de la Fundación Proyecto Tití.

Organización que primero nació en 1985 como proyecto en las manos de la bióloga estadounidense Anne Savage, su fundadora, quien descubrió que la especie existía solo en esta región de Colombia y en ninguna otra parte del planeta.

Qué tiene el mono Tití que no tengan otros primates

Endémico quiere decir único
El mono Tití Cabeciblanco es una especie endémica del Caribe y un segmento de Antioquia en Colombia.

Tiene el tamaño de una ardilla y la velocidad típica de un primate pequeño. Se alimenta de frutos, néctar e insectos.

El Tití es una especie del continente americano que se caracteriza por su mechón de pelo blanco.

Una de las mayores curiosidades del Tití tiene que ver con los sonidos que emite.

Puede producir más de 38 vocalizaciones diferentes para comunicarse con su grupo familiar, defender su territorio de los grupos familiares vecinos y hablar sobre comida entre otros aspectos de su supervivencia.

Otro de sus momentos más desdichados como especie habría llegado cuando el ser humano lo quiso tener como mascota. Y eso si fue un capricho que le ha hecho mucho daño.

“Cuando el mico Tití es separado de su familia ocurre lo mismo que a un humano cuando lo sacan de su entorno familiar”, compara Guillén, al referirse a la costumbre histórica de atraparlos para conservarlos como mascotas, privados de su libertad.

Fue así como en cuestión de 50 años la caza ilegal para el tráfico de fauna se convirtió, junto con la deforestación para las actividades agrícolas, en las causas de su dramático descenso hasta el punto de ser declarado en estado crítico, una de la fases más cercanas a la extinción.

Con educación sobre la especie y programas sociales que buscan vincular a las comunidades cercanas a los bosques donde vive el Tití, en Atlántico y Bolívar, la fundación hace frente a las amenazas que siguen poniendo en alto riesgo al Tití.

El rol del mono Tití

Simbolo de los Jugos Centroamericanos 22018
En la actualidad el mono Tití sigue en estado crítico a punto de la extinción

El papel del mono Tití como la imagen de los Juegos Centroamericanos no obedeció propiamente a un “arranque” pues por primera vez en la región, deporte y medio ambiente parecen estar coincidiendo en un mismo camino, el de la protección del planeta.

En cada actividad y dinámica relacionada con la competencia deportiva el mensaje es el mismo:

El Tití es un actor vital en la supervivencia del bosque seco tropical, su hogar, uno de los ecosistemas más amenazados en Colombia.

Aparte de tener una biodiversidad única de plantas y animales que han sabido adaptarse a la falta de agua por largos períodos, el bosque seco presta servicios para las comunidades humanas como la regulación hídrica, la retención de suelos, y la captura de carbono que regula el clima y la disponibilidad de agua.

También suministra especies de leguminosas forrajeras, ornamentales y frutales importantes para el sustento de los pobladores aledaños a ellos.

Por su ubicación dentro de zonas agrícolas y ganaderas, este brinda la posibilidad de mantener especies de insectos que ayudan en el control de plagas y vectores de enfermedades.

Atentar contra el Tití, es atentar contra el bosque seco tropical y por lo tanto, contra las mismas comunidades humanas que necesitan, más que nunca, hacerle frente a las consecuencias del cambio climático para no ver comprometida su supervivencia como especie.