El menor de 6 años sufrió quemaduras en más el 15% de su cuerpo.

Por:  Redacción-www.elambito.com

Alegando que el menor estaba poseído por un ‘demonio’, un hombre de Tucson, en Arizona (EEUU), enfrenta cargos de asesinato en primer grado por verter agua hirviendo en la garganta de su hijo de 6 años.

A Pablo Martínez, de 31 años se le acusa de matar al niño con “malicia y premeditación”, después de sostenerlo entre 5 y 10 minutos debajo del grifo del agua hirviendo.

La madre Romelia Martínez dice que escuchó como gárgaras que provenían del baño e intento abrir la puerta, pero estaba con llave por lo que procedió a llamar al 911.

Manifiesta que cuando logró abrir la puerta vio a Pablo vertiendo agua fría y tratando de hacer resucitación cardiopulmonar,

Al llegar las autoridades al lugar, encuentran a un niño ya sin respiración tendido en una cama.

En el interrogatorio el padre dijo que había sentido que la semana pasada, el niño tenía “un demonio dentro de él”, y sabía que tenía hacer “echar al demonio” y, para lograrlo sostuvo el niño debajo del grifo de agua ardiendo.

En el hospital fue declarado muerte por quemaduras en más del 15% de su cuerpo, incluidos los antebrazos, codos y cabeza.