Rusia asegura que desde febrero empezaron a elaborar la cura y que en solo 14 días dieron con la fórmula.

Por: Kevin Franco

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS), informo en conferencia de prensa sobre el peligro que corría la humanidad a raíz de Coivd-19, en Rusia comenzaron a trabajar en busca de la vacuna contra este peligroso virus, lo asegura en entrevista a la publicación digital rusa Meduza Denís Logunov, director adjunto del Centro de Investigación Nacional de Epidemiología y Microbiología Gamaléi de Moscú (NITsEM en sus siglas en ruso).

Denís Logunov encabeza el equipo científico que trabaja en la creación de esta vacuna. Los ensayos clínicos iniciaron el pasado 17 de junio en la Universidad Séchenovski de Moscú y el Hospital Militar de Burdenko además de la participación de voluntarios pertenecientes a las Fuerzas Armadas. El primer grupo fue dado de alta el pasado día 15 de julio y el segundo cinco días después. El centro Gamaléi sostiene que el fármaco ha demostrado su capacidad de crear inmunidad sin efectos secundarios perniciosos para la salud.

Logunov explica en la publicación que, cuando tomaron la decisión de ponerse a trabajar en la creación del medicamento inmunizador contra la COVID-19, ya tenían sobre sí la experiencia de haber preparado una vacuna contra el virus causante del síndrome respiratorios de Oriente Medio (MERS), cuya propagación tuvo lugar durante 2012 y 2013. “Cuando apareció el nuevo coronavirus, el hermano más cercano de los virus del grupo beta, no tuvimos ninguna duda de qué hacer y cómo. No tuvimos que sufrir la más mínima tortura creativa, nos limitamos a copiar y pegar en el sentido literal (…) tardamos 14 días en conseguirla”, asegura Logunov.

El alcalde de Moscú, por su parte, afirmó que “el coronavirus por sí mismo no se ha ido a ninguna parte, no hay quien lo destruya, es un virus que estará con nosotros durante mucho tiempo”. Por eso, Sobianin reiteró que “la vacuna será lo único que nos permita mantenernos a salvo de la enfermedad”.

Mientras tanto el ministro de Sanidad ruso, Mijaíl Murashko, aseguraba ayer la posibilidad de que la vacuna pueda administrarse en agosto. Según sus palabras, los primeros en beneficiarse del medicamento “serán el personal sanitario y las personas de los grupos de riesgo

Por otro lado, Rusia supera ya los 800.000 contagios desde el comienzo de la pandemia. Desde el pasado jueves, se han registrado en Rusia 5.811 nuevos positivos, 37 menos que el día anterior. El total de contagios se eleva así a 800.849. De ellos, se curaron 588.774 pacientes. Se han contabilizado además 154 nuevas muertes, siete más que el día anterior, y el total se sitúa en 13.046 fallecimientos. Sigue habiendo, por tanto, 199.029 casos activos.

En Moscú, desde el jueves, se han registrado 645 nuevos contagios por Covid-19, que son 37 más que el día anterior. El total de infectados en la capital rusa asciende así a 236.616, de los que 173.854 fueron dados de alta en la últimas 24 horas. La primera ciudad del país anota además 11 nuevos fallecimientos, tres menos que el día anterior, la cifra diaria más baja de los últimos tres meses. Alcanza así la cantidad total de 4.375 decesos y 58.387 casos activos.