En este domingo de resurrección han sucedido ocho explosiones es cuatro establecimientos hoteleros y tres iglesias.

Por: Valery Gómez –www.elambito.com

Una serie de fuertes explosiones en diferentes lugares ha ocasionado una masacre en Sri Lanka, en el que han muerto al menos 270 personas, entre ellos, 36 extranjeros.

El primer ministro asiático ha informado de la detención de ocho personas aparentemente involucradas en los atentados, además dijo que las personas eran suicidad y pertenecerían a un grupo terrorista, del cual se desconoce su identidad.

La matanza de este domingo de Resurreción es la más sangrienta desde que terminó la guerra civil en Sri Lanka, conflicto que duró más de dos décadas.

Por la gravedad de los hechos, las autoridades han decretado toque de queda para los habitantes, además se les pidió cerrar sus redes sociales, mientras se baja la tensión.

De los siete lugares utilizados para las explosiones, cuatro eran hoteles  y tres de ellos, eran cinco estrellas, estaban situados en diferentes partes del país, el Cinnamon Grand, el Kingsbury y el Shangri-La.

En redes sociales se difundieron imágenes donde se aprecia la gravedad de las explosiones en las iglesias, las víctimas fatales tendidas en el asfalto y los terribles daños en la estructura material de los establecimientos.

No es la primera vez que en la isla ocurren ataques contra las minorías religiosa, hace un año el gobierno tuvo que declarar el estado de emergencia ya que se produjeron múltiples enfrentamientos entre musulmanes y cingaleses, que dejaron varios muertos y muchos detenidos.