El diario de Anna Frank es uno de los documentos fundamentales de la época del Holocausto, fue declarado como patrimonio de la humanidad por la Unesco.

Por: Valery Gómez –www.elambito.com

Por primera vez, se publica la versión original del diario de Anna Frank, sin correcciones, ni retoques, que habían hecho la autora y su padre.

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura, otorgaron a este documento el título de patrimonio de la humanidad, ya que en este se enmarca una época que marcó la historia mundial.

Del diario de Anna Frank se conocían, hasta el momento, dos versiones, la versión A que Anna empezó a escribir mientras su familia se escondía de los Nazis en Amsterdam.

Este ejemplar fue escrito originalmente en holandés pero se le realizó traducción a muchos idiomas y ha trascendido durante muchos años.

El diario empieza el 12 de junio de 1942, cuando Anna Frank cumplió 13 años. “Espero poder confiarte todo lo que no he podido confiarle a nadie”, dice la primera anotación.

La última es del 1 de agosto de 1944, tres días antes de que los nazis descubrieran el escondite y detuvieran a la familia Franck y a los otros judíos.

El diario se quedó en Amsterdam y fue conservado por dos empleados de Otto Frank, el padre de Anna, a quien le entregarían las anotaciones después de la guerra.

Anna Frank murió en marzo de 1945. Pocas semanas después el campo de concentración de Bergen Belsen fue liberado por los británicos.

De las ocho personas que fueron detenidas en la casa de Anna Frank su padre fue el único que sobrevivió al cautiverio.