El bocachico, la mojarra, el camarón y los dulces típicos, son los protagonistas de la gastronomía programada para la semana mayor.

Por: Valery Gómez –www.elambito.com

 

Cuando pensamos en semana santa inmediatamente sentimos en el paladar el sabor del dulce de coco, de ñame, de guandú y de otros tantos. Empieza a sentirse el olor a pescado asado, al cabrito, guisado, al arroz de coco  y a la comida de mar, en todas las presentaciones que se pueden ocurrir.

Pues los barranquilleros no han perdido el tiempo y desde hace varios meses ya tenían establecida la gastronomía en cada vivienda de la costa, los calderos estaban listos con las cucharas de palo esperando las frutas y el azúcar para los apetecidos dulces caseros.

Por su parte, la comida de mar se volvió, hace varios días, lo más solicitado en todos los puntos de venta, centros comerciales, plaza del pescado e incluso carnicerías.

Sin embargo, hay quienes se dedican exclusivamente a descansar y les tiene sin cuidado el tipo de comida incluida en el menú.