Aquel octubre de 1978 se deshizo del panameño Alfonso ‘Peppermint’ Frazer.

Por: George De La Hoz

Han pasado 48 años, pero siempre quedará para la historia, aquellos golpes lanzados por Antonio Cervantes ‘Kid Pambelé’, quien sería el encargado de entregarle el primer título profesional a Colombia, siendo así, el hombre que nos enseñó que si se podía.

Aquel sábado 28 de octubre de 1978, Antonio Cervantes parecía ser presa fácil para el campeón de peso welter junior de la Asociación Mundial de Boxeo (AMB), el panameño Alfonso ‘Peppermint’ Frazer.

Los aficionados panameños vibraban aquella noche en el Gimnasio Nuevo Panamá, creían que su ídolo destrozaría un Pambelé que no tenía sino a su entrenador, quien le daba fuerzas e indicaciones para dar vuelta a la tremenda golpiza que estaba recibiendo por parte de Frazer.

Llegaría el décimo asalto y sería el momento de sacar a flote todo lo aprendido y fuerzas de donde ya no habían. Pambelé empezó a golpear con todas sus fuerzas y tras derribar en repetidas ocasiones a su contendiente, el árbitro árbitro Isaac Herrera, detuvo la pelea y proclamó a Antonio Cervantes ‘Kid Pambelé’ como nuevo campeón mundial.

Hasta el sol de hoy, Pambelé es considerado el boxeador colombiano más grande de todos los tiempos y para ello, sus estadísticas hablan por sí solas, ya que a lo largo de su carrera acumuló 142 combates, ganando en 123 ocasiones, la cuales 52 fueron por la vía del nocaut, y perdiendo tan solo 15 combates.