El conjunto de Klopp derrotó al Chelsea de Frank Lampard en la definición de los penales y se quedó con el primer título de la temporada.

Por: George De La Hoz – www.elambito.com

Liverpool vuelve a tocar el cielo, esta vez tras conseguir vencer al Chelsea en el juego por la Supercopa de Europa. Tras un 2-2 en el tiempo reglamentario, el conjunto “Red” fue mejor en la tanda de los penales y se llevó la copa a casa.

El juego que arrancó con un Chelsea imponente y que avisaba con un disparo al larguero de Pedro, era un pequeño de lo que llegó al minuto 38’ con un remate lo suficientemente fuerte de Olivier Giroud para poner el 1-1.

Con la llegada del segundo tiempo, cayó el empate de Liverpool por intermedio de Mané, quien sigue siendo el de los goles importantes.

Con el 1-1 en la pizarra y el final de los 90’, llega el tiempo extra, el cual cayó de maravilla para el Liverpool en los primero minutos, gracias a una gran corrida de Firmito, quien sirvió para Mané quien anotó su doblete en el encuentro y le estaba dando la copa en ese momento al conjunto de Klopp.

Pero cinco minutos después apareció la opción de oro para Chelsea por la vía del penal, Jorginho sería el encargado de ejecutar y establecer la paridad, que llevó el juego a la definición desde el punto penal.

Ya en la tanda, Liverpool fue 100% efectividad, mientras que Chelsea cayó debido al penal desperdiciado por Tammy Abraham.

De esta manera, Liverpool coronó su cuarta Supercopa y su primer título de la temporada.