Los aficionados del tiburón celebraron a rabiar y de manera eufórica el gol que por el momento tiene a Junior como campeón del certamen.

Por: George De La Hoz – www.elambito.com

La noche estaba para ver a Junior ganar y el equipo no desilusionó a su hinchada, que no paró de sufrir y alentar durante los primeros 90 minutos de la gran final.

Todo era consumo de uñas en los rojiblancos, hasta que apareció el zapatazo de Fabián Sambueza que levantó a todos de sus asientos para gritar con el alma y alentar con mucha más fuerza al tiburón.

La hinchada era un mar de emociones, gritaban, algunos no querían ni ver, otros no querían sentarse ante el nerviosismo que puede llegar a producir un encuentro de está índole, pero con el pitazo final los corazones se aceleraron aún más ante la celebración de una victoria que acerca a Junior a un nuevo título.

Con la victoria 1-0 los aficionados tienen la plena confianza que en la vuelta, Junior volverá a ganar y que muy seguramente el próximo miércoles por la noche estarán celebrando la consecución de esa novena estrella, la cual quieren con toda el alma.