El cuadro barranquillero adorna sus vitrinas con 12 titulos a lo largo de su historia.

Por: George De La Hoz

Un 7 de agosto de 1924 una mujer, tendría quizás la mejor de las ideas en la historia, ese dia Micaela Lavalle De Mejía le regalaría a Barranquilla y a todo el territorio costeño un equipo de fútbol, que con el pasar de los años sería algo más que un equipo, ya que hoy, 96 años después continúa siendo un sentimiento que acoge a millones de aficionados rojiblancos que hay en el mundo.

Para muchos el fútbol es un juego nada más, seguir un equipo donde quiera que vaya es una locura, pero bien, esa locura hoy sigue alimentando a generaciones de barranquilleros, de costeños y de todo aquel que porta con orgullo los colores rojo y blanco, dando a entender que encontró en un nombe como ‘Junior’, la razón para amar un deporte, para amar una institución y para sufrir hasta el final por una victoria, por un título y por gritar nuevamente “Junior Campeón”.

En estos 96 años son solo 12 titulos, capaz y dentro de otros 96 años sean más de 30 o 40, lo cierto es que cada juego, cada gol, cada título, es disfrutado por los aficionados tiburones. Cada lágrima derramada, cada alegría y cada vez que se detiene el corazón, ha valido la pena y siempre lo valdrá, porque Junior significa ese escape de la realidad llevando a sus aficionados a un mundo donde todo parece ser perfecto e ir a las mil maravillas.

Jugadores como Carlos ‘Pibe’ Valderrama, Iván Valenciano, La ‘Bruja’ Verón, Garrincha, Heleno de Freitas, Sebastián Viera, Carlos Bacca, Omar Pérez, Giovanni Hernández, Teófilo Gutiérrez, Martín Arzuaga, Víctor Danilo Pacheco, Nelson Silva Pacheco, Didí Valderrama, Antonio Rada, Gabriel Berdugo y entrenadores como José Varacka y Julio Comesaña, solo dan muestra de los enormes jugadores que han engalanado y llenado de grandeza a este Junior, pasarán los años y seguramente llegarán otras personas que se calzarán la camisa rojiblanca y entrarán al Olimpo de las leyendas tiburonas.

Por ahora son 12 titulos repartidos en 9 ligas que brillan en el escudo en forma de estrella, dos copas y una Superliga, pero en el corazón de cada tiburón no cabe la duda que próximamente se aproxima otro Junior campeón.

Falta poco para el centenario, día esperado por todos los hinchas, pero cada día seguramente llevarán con orgullo esas líneas rojiblancas que cruzan el alma y ese escudo en el corazón que hoy vibra de emoción en este nuevo aniversario, el número 96.