La hinchada tiburona sigue alegre y disfrutando del gran momento de Junior, y del fortín que se ha convertido el estadio Metropolitano Roberto Meléndez.

Cada cita en el Metro es un fiesta para los aficionados de Barranquilla; y no solo por los triunfos, el desempeño de los jugadores en el terreno de juego tiene tranquilos y contentos a todos los junioristas.

Muchos hinchas rojiblancos comparan este equipo del 2017, con aquel cuadro histórico del año 1993, también dirigido por Julio Avelino Comesaña.

Y aunque aún en muy temprano, y recién el semestre comienza, la hinchada tiburona sueña con la anhelada Octava estrella para Junior; ¿y porqué no?, con una histórica participación en Copa Sudamericana. www.elambito.com