Óscar Julián Ruiz e Imer Machado
Harold Perilla y Carlos Chávez denunciaron los diferentes episodios de acosos sexuales que sufrieron durante su carrera arbitral.

Por: George De La Hoz – www.elambito.com

En el ojo del huracán se encuentran los ex árbitros colombianos Óscar Julián Ruiz e Imer Machado, luego de que varios de sus ex compañeros hicieran denuncias en su contra por acoso sexual.

Harold Perilla, quien fuera arbitro en los últimos años en el FPC, denunció que Óscar Julián le pedía que tuviera relaciones con él y que a cambio llegaría muy lejos en su carrera.

“Óscar Julián Ruíz me acosó, me pedía que tuviera relaciones con él, me decía cosas morbosas, en alguna temporada intentó tocarme los testículos y la cola. Inicialmente me hacía insinuaciones, siempre quería tener contacto físico, me decía que probara algo nuevo, que con él lo iba a tener todo, yo nunca accedí a sus pretensiones”

Y Añadió…

“Fueron varios episodios de acoso. El más grave fue en una pretemporada en un pasillo, se me acercó y me mandó la mano, se la quité, y me retiré con impotencia. Yo me le volví la traga maluca a Óscar Julián Ruíz. Pero nunca accedí a sus pretensiones. Ahora entró Imer Machado a decidir, y si sale Imer entra  Wilson Lamouroux que está dentro de los amigos de Ruíz”

Por otro lado, comenta que denunció al también árbitro de fútbol Imer Machado por el mismo caso, en el cual relata que fueron muchos momentos en los que incluso sufrió bullying.

“También me pasó con Imer Machado. Lo conozco desde el 2006, cuando haciendo comparto muchos años, me hacía bullying, me acosaba, me cogía los testículos y yo me enojaba. Tengo varios testigos cuando Imer Machado me cogía la cola, los testículos, en varias oportunidades me tuvieron que detener, porque él lo hacía cuando yo estaba de espaldas y salía corriendo”

Por su parte, el también ex árbitro de fútbol colombiano hace una denuncia de acoso sexual en contra de Óscar Julián, en donde dice que en ocasiones le tocaba sus partes.

“En un partido Centauros-Equidad de Copa Colombia. Me estaba bañando, salí y él estaba ahí, el me toca la cola y me dice: “este paga impuesto esta noche”. Le dije ‘conmigo no jodás’. Yo no era parte de su círculo”

“Una vez llegó un joven de Risaralda, bajito y Julián inmediatamente empezó a decir que ese era el suyo, que nadie se lo tocara.  El joven no sabía qué hacer, estaba en una situación muy incómoda”