Con un 3-1 los de Zidane hunden aún más a los culés en su crisis directiva, futbolística y más.

Por: George De La Hoz

Real Madrid se ha quedado con una victoria importante y que alivia mucho en medio de las últimas dos derrotas sufridas. Hicieron ver mal a un Barcelona que muy poco hizo para hacer daño al arco de Courtois, quien además estuvo para cuando su equipo lo necesitó.

El compromiso tuvo un arranque eléctrico, con dos goles en menos de 10 minutos, Valverde a los 5′ para el Madrid y Ansu Fati, la estrella actual del Barcelona, lo empató solo tres minutos más tarde tras un pase de Jordi Alba.

Messi tuvo el segundo para los de Koeman, cuando en el área logró deshacerse de Sergio Ramos, pero frente a Courtois falló, ya que el belga logró cerrarle muy bien las posibilidades de gol.

Para la segunda parte, Barcelona se fue encima del Madrid y tuvo para marcar el segundo tanto, pero con una que le regales a los blancos te pueden liquidar y esa oportunidad se la brindó Lenglet al 63′, quien sujetó en el área a Ramos y el VAR avisó para que se marcara el penal, Ramos se paró sobre el punto blanco y no falló para el 2-1.

Este gol fue una cachetada que dejó a Barcelona al borde de caer, pero ese golpe definitivo se lo dio Luka Modric en el final del partido, bailó a Neto y todo el Barca en el área y de tres dedos cerró un espléndido partido para los de Zidane con el 3-1 que deja a un Koeman muy mal parado y al que seguramente se le cuestionará su planteamiento.

Real Madrid regresa a lo más alto de la tabla con 13 puntos, mientras que Barcelona ya es décimo con solo 7 unidades.