Este será su segundo paso como entrenador tras dirigir en 2018 a Leones de Itagüí.

Por: George De La Hoz

La sorpresiva renuncia de Julio Comesaña, agarró desprevenidos a todos en la directiva tiburona. En medio de la celebración de lo que fue la Superliga, el Colombo uruguayo decidió dar un paso al costado y de esta manera darle fin a su carrera como entrenador.

Asimismo, ante esta renuncia, Junior no tuvo mayor remedio que dejar como entrenador al mando al exdefensor, Luis Amaranto Perea, quien venía siendo la segunda cabeza de Julio Comesaña.

El antioqueño que llegó al equipo a comienzos del 2020 se enfrentará al duro reto de tener que dirigir a un club grande, en especial a este número que año tras año viene cosechando cosas importantes.

Su primera experiencia fue dirigiendo a Leones de Itagüí, pero ahora en Junior el reto será mayor y de seguro espera hacer lo mejor para mantenerse en el cargo.

El primer peldaño lo tendrá que colocar este jueves cuando el equipo currambero visite a Barcelona de Guayaquil por la tercera fecha de la fase de grupos de la Copa Libertadores.